Ser excepcionales nos hace únicos

Seleccionamos cerdos de la raza Duroc, por sus excepcionales cualidades tanto de crecimiento como por la calidad de su carne marmolada y la cruzamos con una genetica exclusiva, propia y mejorada por nosotros, dando lugar al muy aprecidado Konduroc
Totalmente natural. La alimentación, como pilar en el que se fundamenta nuestro producto por el seguimiento y cuidado continuo que realizamos desde el principio, está basada en piensos elaborados con cereales de Castilla y León sin transgenicos, ni aditivos artificiales.
La eadad y el peso del cerdo son superiores a la habitual lo que le aporta una calidad extra a la carne.
Nuestros cerdos cumplen con la edad y peso especificados por «Tierra de Sabor» una garantía que certifica la calidad de nuestros productos.

 

Trazabilidad

«Desde la granja al consumidor»

El seguimiento es fundamental a la hora de hacer llegar al consumidor la carne con todas las garantías de sabor y calidad. Para ello, controlamos cada proceso, su transformación y cualquier elaboración que llevamos a cabo con minuciosidad. Ese camino que empieza con la genética, continúa con la alimentación, el sacrificio, el despiezado y termina con la distribución hasta llegar a la mesa del comprador final.